Saltar al contenido
Todo para Galgos

El primer día de tu Galgo en casa

31 agosto, 2019

Antes del primer gran día, es importante prepararse para el primer día de tu galgo en casa. Lo más importante es que prepares una zona segura para tu galgo. La manera más fácil de perder a un galgo es dejar una puerta abierta (especialmente si vives en una casa o planta baja). Si tienes jardín puede estar en él, pero presta especial atención a las puertas abiertas.

Los galgos necesitan una rutina y orden estrictos, por lo que te recomendamos que trabajes muy bien este aspecto tanto para ti mismo, como para el resto de la familia. Asegúrate de que tu galgo pasee por las mañanas, coma bien y a las mismas horas durante el día y la noche.

De camino en el coche

Dejando a un lado toda la emoción por adoptar a tu nuevo galgo, y tras expresar todas las emociones pertinentes, deberías mostrarte calmado y firme con tu nuevo galgo. Generalmente los galgos son buenos viajeros, y se sentarán correctamente en el coche cuando comience el trayecto. Es una buena idea que dos adultos viajen en el coche y que los niños se queden en casa, ya que un galgo excesivamente entusiasta, que salta sobre el conductor para «ayudarle» a conducir, podría ser un problema. Háblale calmado y en voz baja, y por puesto evita la radio o un exceso de gente cuando lo recojas.

¿Podemos cambiarle el nombre?

Muchas veces las familias adoptivas deciden cambiar el nombre original del galgo, y no hay ningún problema en ello, tu galgo aprenderá su nuevo nombre rápidamente (en una o dos semanas) si se usa de manera consistente. No le asignes apodos o diminutivos hasta que aprenda su nuevo nombre, ya que esto podría confundirle.

¿Puede dormir fuera?

Absolutamente no. Los galgos son perros de interior, tienen la piel muy fina y prácticamente carecen de grasa corporal que les aísle de las temperaturas, y no toleran las temperaturas altas/bajas durante largos periodos de tiempo. Esto no significa que no adoren pasar tiempo fuera de casa con sus dueños, pero debe hacerse de una manera controlada en todos los sentidos, ya que a tu galgo no le importará saltar sobre la nieve o bajo la lluvia, pero eso no implica que debas permitírselo hacer durante todo el tiempo que quiera.

Si es invierno y tu perro va a salir de casa, asegúrate de abrigarlo con un abrigo para galgo que lo proteja del frío, una buena manera de saber cuándo debes abrigar a tu galgo es la siguiente: si hace el suficiente frío como para que tú te abrigues, también debe abrigarse tu galgo. Durante el verano, paséalo por las mañanas antes de que el sol aumente la temperatura en exceso y por supuesto, asegúrate de que tenga a su alcance agua limpia y fresca durante todo el día.

¿Dónde debe dormir?

Es posible que tu galgo no haya dormido sólo nunca, por lo que recomendamos encarecidamente que duerma en la misma habitación que tú. Esto, además, te permitirá mantener una supervisión sobre él (especialmente necesaria los primeros días tras la adopción) o incluso percibir si necesita hacer sus necesidades en horas nocturnas. Pon su cómoda y placentera cama cerca de la tuya y utiliza una valla para bebés/perros para bloquear la salida de tu habitación (o mantén la puerta cerrada). Es muy probable que tu galgo llore durante las primeras noches, y no es motivo de alarma, pero en cuanto aprenda a confiar en ti, y que es parte de tu familia, dormirá como un bebé (los galgos duermen entre 16 y 18 horas al día, no olvides comprar una cama muy confortable y resistente si no quieres que se apropie de la tuya).

Pasa el tiempo con tu galgo

Contra más tiempo pases con tu galgo en los primeros días, más rápido y breve será su período de adaptación a su nueva familia. Percibirás que él hace lo mismo, ya que también se sentirá estresado y es muy posible que te persiga por casa, para aprender tus horarios, costumbres, y normas de la casa.

Cuando tu galgo llegue a casa por primera vez, estará muy excitado y ansioso, este estrés puede causar accidentes en casa por un exceso de energía perruna, problemas gástricos, diarréa o incluso vómitos. No te preocupes si tu galgo parece estar «enfermo por estar en casa» o si parece excesivamente nervioso: él no sabe qué está ocurriendo ni qué es lo que va a ocurrir, se siente un total extraño en tu casa y muy confuso. No invites a conocer a tu perro a demasiada gente, no es el momento para él, necesita tiempo para digerir y asimilar su nueva situación.

Las puertas de salida

Lo hemos mencionado anteriormente, pero lo volveremos a hacer: es muy importante prestar atención a las puertas de salida de la casa, especialmente cuando los niños entran/salen, debes tener mucho cuidado. Enseña a tu familia a que las puertas de salida deben cerrarse, porque si no, es muy posible que tu galgo escape.