Saltar al contenido
Todo para Galgos

10 Síntomas que podrían indicar que tu Galgo necesita acudir al veterinario

15 agosto, 2019
Motivos para llamar al veterinario para mi galgo

Cuando tu galgo se convierte en un querido y amado miembro de la familia, quieres hacer todo lo posible para mantenerlo sano, y seguro. Mientras que las vacunas y los chequeos son importantes, hay otras cosas a las que deberíamos prestar atención de manera regular. Lo último que quieres es que tu galgo enferme porque no has sabido reconocer la señal de alarma que te advertía de un problema importante.

Presta atención a los siguientes 10 síntomas que indicarían que tu galgo necesita ayuda veterinaria:

  • Cambio en su comportamiento alimenticio

    Cualquier cambio en cómo se alimenta tu galgo podría significar que algo no va bien. Si tu galgo empieza a dar la espalda a su pienso habitual, o sus chucherías, podría indicar que sufre desde cualquier tipo de problema digestivo hasta una posible obstrucción en el intestino, que requeriría una intervención quirúrgica.

  • Bebiendo demasiado, o muy poco

    No beber la suficiente agua o tener problemas para orinar también podrían sugerir problemas digestivos. Si tu galgo bebe y orina en exceso, un veterinario debería revisarlo para descartar una posible diabetes o problema renal.

  • Dificultades o excesos respiratorios

    Los animales, al igual que las personas, respiran con mayor intensidad en un día de calor o tras hacer ejercicio, pero no deberían tener problemas respiratorios tras tomar un descanso o tras volver a temperaturas cómodas. Tu galgo podría simplemente sufrir las consecuencias de una temperatura en la que no se encuentra cómodo, o una simple alergia, pero si el problema persiste sería necesario descartar problemas más importantes.

  • Vómitos o diarréas

    Devolver la comida, o tener diarrea puede ser algo normal si ocurre una vez, pero si el problema persiste, es necesario que un veterinario revise a tu galgo para descartar posibles inflamaciones, bloqueos u otras enfermedades digestivas. Si crees que tu galgo podría haber sido envenenado o sufrir una intoxicación, no esperes para acudir a tu veterinario.

  • Falta de energía

    La carencia de energía en tu galgo podría enmascarar alguna enfermedad o dolor físico que le impide sentirse cómodo para realizar sus actividades.

  • Ojos rojos o irritados

    Las infecciones o las irritaciones pueden cambiar el aspecto de los ojos de tu galgo. Si son rojos, lagrimosos, o producen excesivo moco, probablemente deberías llevarlo a que lo revisen. Otras posibilidades incluyen daños en la córnea.

  • Erupciones en la piel o cambios de color

    Generalmente las erupciones, piel seca, u otras heridas en la piel suelen ser resultado de la alimentación o alergias, pero no deberíamos permitir que nuestro galgo sufra estas irritaciones que, si no son tratadas, nunca desaparecen. Un veterinario puede ayudarte a determinar la causa de la anomalía en la piel, y darte una solución para que tu galgo vuelva a sentirse cómodo de nuevo.

  • Lloros o quejas

    Los galgos, al igual que nosotros, también expresan su mal estar a su manera. Si percibes que tu galgo se queja más de lo normal, sería conveniente que acudas al veterinario para que lo revisen, podría necesitar una radiografía para identificar posibles lesiones.

  • Comportamiento agresivo o inusual

    Si el comportamiento de tu galgo se vuelve peor en cualquier momento, es un claro indicador de que algo no va bien. Al igual que las personas, que podemos volvernos irritantes cuando algo nos molesta, los perros pueden actuar del mismo modo. No cometas el error de asumir que un exceso de gruñidos, desapego o cualquier otro tipo de comportamiento anómalo, son un problema de conducta. Lo primero que debes hacer es acudir al veterinario para que descarte posibles lesiones.

Si crees que tu galgo sufre alguno de estos comportamientos, no pierdas la calma, pero acude cuanto antes a un veterinario para que pueda revisarlo.